dieta-antioxidante-rosacea-scaled
Alimentación

La Dieta Antiinflamatoria es la mejor para la rosácea

La rosácea es una afección crónica inflamatoria de la piel que cursa en brotes. Como hemos visto, hay muchos factores que pueden desencadenar un empeoramiento de los signos, uno de ellos siendo la alimentación. La dieta antiinflamatoria es la mejor para la rosácea.

A parte de encontrar los alimentos concretos que nos pueden afectar más, y que además suelen ser muy personales, pudiendo variar bastante de una persona a otra, deberíamos seguir unas pautas concretas generalizadas de alimentación.

Hablo de seguir una dieta de alimentos antioxidantes y antiinflamatorios. Siendo la rosácea una enfermedad inflamatoria, tiene sentido recurrir a alimentos antioxidantes.

Dieta antiinflamatoria para rosácea

  • Consumo de verduras, frutas e hortalizas, con especial atención a los que contienen anticionadinas (colores púrpuras, rojos, etc). Algunos de éstos alimentos pueden ser desencadenantes en ciertas personas, por lo que ver individualmente si nos beneficia seria clave.
    Ej: tomates, espinacas, frutos rojos, zanahoria, calabaza, brócoli, espárragos, fresas, arándanos, grosellas, limón, pimientos, aguacate…
  • Agua e infusiones. Manzanilla es mi favorita.
  • Café y té con moderación. Máximo una vez al día, su poder antioxidante nos interesa al fin y al cabo. Sin azúcar añadido. Té verde y rojo son potentes antioxidantes (polifenoles).
  • Acerca de los carbohidratos, mejor que sean integrales. El arroz también. Intentar evitar el pan blanco y harinas refinadas. Estos alimentos tienen un índice glucémico más elevado y menos nutrientes que los alimentos de la misma familia e integrales. Además, los integrales nos aportan más fibra y saciedad.
    Ejemplos: pan y harinas de espelta integral, kamut, arroz integral, trigo sarraceno…Éstos cereales tienen también menos contenido de gluten, por lo que si eres Sensible al gluten no celíaco te pueden ayudar mucho.
  • Los lácteos tienen varias contradicciones. En general no sientan bien a nuestro tipo de piel porque la leche de vaca suele ser pro inflamatoria, sobretodo por su proteína (la caseína). Es un alimento completo pero puede exacerbar ciertas afecciones de la piel, con muchos estudios poco concluyentes. Si se consume, máximo dos raciones al día y que siempre sea entero (leche entera, lácteo entero). La leche de vaca es un alimento que no es indispensable en la dieta, los nutrientes que nos ofrecen los lácteos nos los pueden aportar otros alimentos. ¿Lo mejor? Probar. Sustituirlo por bebidas vegetales: leche de arroz, coco, almendras, avena….
  • Carne roja máximo una vez a la semana. Y sin procesar.
  • La carne blanca la podemos introducir más, alrededor de unas 2-3 veces por semana. Pollo y pavo.
  • Pescado azul:es muy importante por su contenido en omega-3.
  • Frutos secos también nos interesan: nueces, avellanas, semillas…
  • Huevos.
  • Añadir algunas especias determinadas: cómo la cúrcuma. Otras pueden ser perjudiciales y ayudar a desencadenar brotes.
  • Shiitake y setas varias.
  • Cacao. A más de un 70% y sin azúcar añadido. Un potente antioxidante. No abusar y ver si nos sienta bien.

Mis alimentos favoritos y predilectos de una dieta antiinflamatoria son el aguacate, las setas, el huevo y el cacao. Y a mí personalmente me sientan bien.

No nos interesa una dieta en la que aparezca el alcohol, cuánto menos mejor, ni grasas trans– añadidas en alimentos ultraprocesados-, comida rápida, galletas, bollería, patatas fritas, etc. Tampoco las técnicas culinarias donde se utiliza mucho aceite.

Lo importante aquí es que nuestra dieta debe basarse sobretodo en verduras, legumbres y fruta. Alimentos frescos y naturales.

A todo esto y es importante remarcarlo, la dieta debe personalizarse para cada persona. A parte de la rosácea podemos tener intolerancias, alergias, problemas intestinales, y otras variantes personales que deberían tenerse en cuenta a la hora de tener una dieta equilibrada. Éstos serían sólo rasgos generales a contemplar e ideas para empezar. Es por eso que la dieta antiinflamatoria es la mejor para rosácea.

Una buena manera de tener en cuenta qué alimentos nos van mal es escribir un pequeño diario – o puede ser en nuestra propia agenda para saber también qué día era- y tener un control una temporada de cómo tenemos la piel según lo que comemos. Es muy beneficioso para ver qué alimentos nos pueden estar haciendo daño, yo lo hice hace años y me fue bien.

A todo esto, también es importante tener en cuenta la presencia de histamina y el déficit de DAO. Hablaremos de ello en otro artículo pero es un tema a tener en cuenta también con rosácea. Ya lo he hablado por aquí, pero las enfermedades intestinales, o transtornos e intolerancias, están muy relacionadas con la rosácea, pero eso no quiere decir que todo el mundo que tenga rosácea, sufra de esto.

Recordad que yo a parte, suelo tomar suplementos y probióticos, os dejo los que suelo tomar aquí.

¿Habéis encontrado algún alimento que os haga daño? ¿El cambio de alimentación a supuesto una mejora en vuestra piel?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Laia Brisa.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.